Mensajes, TV Global »

░ ¿Quién detuvo al sol en Gabaón? ░ Cómo ser usado poderosamente por Dios

Pasan los años y parece que no avanzamos y estamos en el mismo lugar y nos decimos: “algo pasó, siento que Dios no me usa, pero yo me esfuerzo en agradarlo”. Y no se trata de El, sino de ti, es decir; no obedeces cuando debes de hacerlo, lo cuestionas todo y quieres que Dios te confirme, te reconfirme y te de todos los detalles, de lo que quiere hacer, para que tú avances y des los pasos necesarios y sencillamente; estás equivocado.

En Josué 10:12-14 encontramos la siguiente historia: “Aquella vez, cuando el Señor puso a los amorreos en manos de los israelitas, Josué se dirigió al Señor y exclamó, en presencia de Israel: “Detente, sol, en Gabaón, y tu, luna, en el valle de Aialón” Y el sol se detuvo, y la luna permaneció inmóvil, hasta que el pueblo se vengó de sus enemigos. ¿No está escrito en el libro del Justo? El sol se mantuvo inmóvil en medio del cielo y dejó de correr hacia el poniente casi un día entero. Jamás hubo otro día, ni antes ni después, en que el Señor obedeciera a la voz de un hombre. Realmente, el Señor, combatía a favor de Israel”.

Dios en su diseño eterno, había dejado “programado” que la Tierra en determinado momento dejara de rotar sobre su propio eje, durante casi un día y, sabiendo que ese día estaba por cumplirse, motivó a Josué a que lo declarara en pleno campo de combate, de esta forma el pueblo de Israel quedaría impactado al ver que Dios estaba con ellos, al provocar semejante milagro y ese día enfrentaron a los amorreos con una adrenalina espiritual sin parangón y obviamente fue el pueblo de Dios que ganó esa confrontación, pero ¿cuál es la historia no escrita en esta historia?.

La historia detrás de la historia

Si Josué no hubiera obedecido a Dios y no hubiera enfrentado a los amorreos el día que Dios le mandó y lo hubiera dejado para otro día, como hacen muchos fieles actuales, que antes de emprender algo que Dios les dice que hagan, necesitan éstos, muchas “reconfirmaciones”, entonces jamás se hubiera escrito esta victoria del sucesor de Moisés, sin embargo Josué obedeció -y ese es el quid del asunto-, OBEDECER.

Pero ¿Qué habría pasado si Josué no hubiera obedecido a Dios?. SIMPLEMENTE el sol se hubiera detenido igual en un campo de combate vacío y se hubiera perdido la bendición que Dios quería entregarle a Josué. Así, hoy por hoy, hay miles de fieles que se pierden las bendiciones de Dios a todo nivel y escala, porque no escuchan Su voz y escuchándola no obedecen y postergan para más adelante lo que Dios quiere hacer con los tales en el día que Dios dice y no después. Por ello; podemos concluir que es de vital importancia dar los pasos de fe que nuestro Señor nos pide, pues eso nos llevará a otro verdadero nivel y no a los niveles imaginarios, en los que nos dicen que estamos, en las iglesias adonde acudimos cada fin de semana, y en donde nos siguen manteniendo en el adormilamiento en el que seguimos muchos de nosotros.

 

  • Like!
    9

Comentarios:

Los comentarios están cerrados.


Diseñado por Ilusionlatina